El Hincha

En un final que tuvo de todo, Central se quedó con el duelo ante Newell’s en el Coloso

  • image1

Triunfazo de Central en el Coloso. Rosario Central se impuso 3-1 ante Newell’s en una nueva edición del Clásico que paraliza a la ciudad de Rosario.

La Lepra arrancó con todo. Taco de Scocco, desborde de Formica, manotazo del Ruso Rodríguez, y Amoroso, abajo del arco, que no pudo conectar. Estuvo cerca la Lepra.

El partido, como todo clásico, había entrado en la fricción. Hasta que la Lepra se complicó en una salida, y Pachi Carrizo no desaprovechó la oportunidad. Tiro cruzado al lado del palo que hizo estéril la estirada de Pocrnjic. Uno a cero para Central.

Y tras el gol del Canalla, el clásico ganó en intensidad. Mucha protesta, mucha pierna fuerte, muchos empujones, pero poco y nada de fútbol.

Hasta que Central volvió a golpear en el Coloso. Nadie de la Lepra tomó a Colman a la salida de un tiro de esquina, centro al área, y cabezazo letal de Marco Ruben para fusilar a Pocrnjic. Dos a cero para el Canalla.

Y no hubo tiempo para nada más en los primeros 45 minutos. La Lepra en ningún momento pudo incomodar al Ruso Rodríguez, y padeció la salida de Quignon, una vez más lesionado. En su lugar ingresó Jacobo Mansilla.

El segundo tiempo arrancó de ida y vuelta. La Lepra iba para adelante, buscando el descuento, pero con más ganas que fútbol, mucha entrega pero poca claridad. Y Central se paró de contra, para liquidarlo.

Montero movió el banco. Afuera Marco Ruben, que estaba en una pierna. Adentro Herrera. Y el pibe Lovera por Carrizo, acalambrado. Mientras que Osella respondió con los ingresos de Figueroa y Fértoli, por Sills y Paz.

Las variantes parecieron sedar el duelo. La Lepra nunca puso en aprietos al Ruso Rodríguez. Y Central, con la ventaja de dos goles, y la expulsión de Leguizamón tras una entrada criminal ante Scocco, se dedicó a defender y a dejar correr el reloj. Martínez ingresó por Teo, la figura de Central, para reforzar la defensa y cerrar el partido.

El final en el Coloso fue de película. Formica descontó sobre el final, Herrera lo liquidó en el descuento, y Federico Beligoy lo suspendió antes de los 5 minutos que había adicionado por la cobarde agresión a un juez asistente.

Central, una vez más, se quedó con el Clásico ante Newell’s, en el duelo que paraliza a la ciudad de Rosario.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente