Mundo Laboral
Un producto de El Ciudadano
El mundo del trabajo: un libro como caja de herramientas
Juan Pablo Sarkissian La tradición y experiencia de lucha gremial y sindical de Argentina se remonta a la génesis de su constitución como Nación, plasmada en estructura, participación activa y organizada y, fundamentalmente, en un soporte legal y jurídico desde el advenimiento de Juan Domingo Perón en la mítica Secretaría de Trabajo (1943). Desde allí, […]

Juan Pablo Sarkissian

La tradición y experiencia de lucha gremial y sindical de Argentina se remonta a la génesis de su constitución como Nación, plasmada en estructura, participación activa y organizada y, fundamentalmente, en un soporte legal y jurídico desde el advenimiento de Juan Domingo Perón en la mítica Secretaría de Trabajo (1943). Desde allí, Perón impulsó los convenios colectivos de trabajo, el Estatuto del Peón de Campo, el Estatuto del Periodista, los tribunales del trabajo, el aguinaldo, las vacaciones pagadas por el empleador. Lo virtuoso de estas políticas reside en que la instalación de esos derechos se materializó en una articulación con el sujeto político en cuestión: los trabajadores. Así fue conformándose la estructura del modelo sindical argentino (sana envidia de los pueblos latinoamericanos y de buena parte del mundo), su soporte jurídico y legal, muy de avanzada para la época. Ahora, esa plataforma jurídica sobre la cual se asienta su entramado legal, el lenguaje que la expresa, suele ser marcadamente hermética para un público masivo, lo que suele dificultar su abordaje e impedir, a veces, su interpretación.

Instructivo para la defensa

Para mitigar tal situación, el abogado laboralista Jorge Elías elaboró un Manual de derecho laboral para trabajadores, una suerte de instructivo traducido a un lenguaje en formato de “caja de herramientas” para que los trabajadores puedan apropiarse de las leyes y los derechos de su clase, no sólo para defenderse ante los abusos patronales, sino, y fundamentalmente, para ejercer plenamente los derechos laborales consagrados por ley. El trabajo tuvo su génesis en el año 2007, cuando Elías dio una serie de charlas en un curso de formación sindical de la Confederación General del Trabajo (CGT) Rosario, impulsado por el entonces ministro de Trabajo de la presidenta Cristina Fernández, Carlos Alfonso Tomada, actual docente de la Universidad Nacional de La Matanza, legislador de la Ciudad autónoma de Buenos Aires y también abogado laboralista de extracción sindical. El resultado de esa práctica militante y docente le permitió a Elías construir un texto de carácter imprescindible. Es que, justamente, su mérito d es hacer accesible un discurso legal y jurídico por momentos impenetrable, lo cual no implica de ningún modo una simplificación vulgar.

Lenguaje directo y accesible

En efecto, el manual logra hacer inteligible, a través de un lenguaje directo y accesible, ayudado por una gráfica expresiva, los derechos y los deberes de trabajadores y patrones para el uso concreto en la práctica cotidiana de delegados y militantes sindicales. El trabajo está presentado en 13 capítulos con un orden preciso y coherente: comienza con “Los fundamentos del derechos del trabajo” (capítulo 1) y finaliza con “La huelga y el conflicto” (capítulo 13). En ese marco, desmenuza el valor del artículo 14 Bis de la Constitución Nacional, desnuda de manera contundente todas las variantes de aquello que los abogados laboralistas denominan “fraude laboral” (trabajo no registrado, monotributistas, falsas cooperativas y pasantías), la relación de dependencia laboral y la protección sobre el trabajo de las mujeres. Además, incorpora un análisis sobre los despidos discriminatorios, donde el autor señala “el gran avance que tuvo el derecho laboral en Argentina con la incorporación de la Ley 23.592 (1.988) contra actos discriminatorios”, que en el artículo 1° establece: “Quien arbitrariamente impida, obstruya, restrinja o de algún modo menoscabe el pleno ejercicio sobre bases igualitarias de los derechos y garantías fundamentales reconocidos en la Constitución Nacional, será obligado, a pedido del damnificado, a dejar sin efecto el acto discriminatorio o cesar en su realización y a reparar el daño moral y material ocasionados. A los efectos del presente artículo se considerarán particularmente los actos u omisiones discriminatorios determinados por motivos tales como raza, religión, nacionalidad, ideología, opinión política o gremial, sexo, posición económica, condición social o caracteres físicos”

Conjunto de instrumentos

En el recorrido del texto se puede observar también cómo se desmitifican creencias adquiridas sin sustento, como la intimación por abandono de trabajo, la supuesta temporalidad de los accidentes in itinere y las licencias por enfermedad. “A veces los trabajadores tienen una idea equivocada o distorsionada de sus derechos, a veces hay ideas que están instaladas en el imaginario popular que retroalimentan y que no coinciden con la ley”, dice Elías. Lo que lo convierte en un texto tan necesario como útil, una verdadera caja de herramientas con un conjunto de instrumentos vigentes y vitales para defender derechos laborales y también para recuperar los perdidos. Una síntesis que une la teoría y la práctica sin pretensiones literarias con un objetivo final y único que es la aplicación de la ley en el mundo del trabajo como “razón de Estado”. Una suerte de puntapié inicial necesario para profundizar la democratización de las relaciones laborales entre capital y trabajo en un contexto de desigualdad y marginación como el que propone la sociedad capitalista.

Dos perlitas

Dos perlitas ilustran la perspectiva desde donde se analiza la problemática del mundo laboral. En efecto, dos caudillos del movimiento nacional y popular dejan su visón en la solapa del texto: “Solamente los que no se han sentido pobres nunca, pueden ignorar la amargura que importa esta situación frente a los que se enriquecen a expensas de sus angustias”, dice Hipólito Yrigoyen. Por su parte, Juan Domingo Perón afirma: “El capital debe estar al servicio de la economía nacional y tener como principal objeto el bienestar social”. En realidad Perón hacía referencia, casi textual, al artículo 39 de la Constitución de 1.949 (nunca aplicada) del constitucionalista Arturo Sampay. La misma que sirvió como modelo, en Chile, a la Constitución de la Unidad Popular de Salvador Allende. Los mismos problemas, las mismas preguntas y la misma búsqueda, aunque sea provisorio, de respuestas. El Manual de derecho laboral para trabajadores se instala en ese camino como un faro que esclarece un poco de qué trata esa materia esencial que es el derecho de los trabajadores. El libro fue presentado en agosto pasado en el Complejo Cultural Atlas con la presencia de Alberto Botto secretario general del Sindicato de Luz y Fuerza y titular del Movimiento Sindical Rosarino (MSR) y Martín Lucero, secretario general del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) y fue editado por la Cooperativa de Trabajo La Masa (que produce el periódico El Eslabón y el portal de noticias Redacción Rosario).

Agradecimientos: Florencia Garat, Germán Arese, Cooperativa de Trabajo La Masa

Producción General: Juan Aguzzi, Juan Pablo Sarkissian, Matías Ramírez, Carlos Barale, Marcelo Moglione

Este producto es propiedad de La Cigarra - Cooperativa de Trabajo Limitada, editora del diario El Ciudadano & La Región y de www.elciudadanoweb.com
Matrícula Nacional Nº 55984 - Matrícula Provincial Nº 3707. Redacción: Brown 2793, Rosario, Santa Fe, Argentina.
Fijo: +54 (341) 435 3798 Movil: +54 (341) 156-707909 Contacto comercial: [email protected]

(CC) Atribución-CompartirIgual 2.5 Argentina